La física en Juego de Tronos: Cómo montar en dragón y las incoherencias espacio temporales en Poniente

Leer el artículo anterior → Dragonología: Biología, y matemáticas de los dragones

Realmente los dragones de “Juego de Tronos” son enormes, y pensando un poco con la Física, tendrían que volar increíblemente rápido para mantenerse en el aire. Por ello alcanzarlos con flechas, ballestas o lanzas sería realmente muy difícil, y para mayor frustración los dragones podrían volar alrededor de las fuerzas terrestres, arrojando llamaradas letales sobre todo las que encuentren debajo.

Sin embargo, si algo nos ha enseñado «Juego de Tronos» es que todo es posible, incluyendo desdibujar la línea temporal. En efecto, una de las principales críticas del público que la sigue, se produjo con las inexactitudes, en cuanto a la línea temporal en la que se desarrollan los acontecimientos, en el sexto capítulo de la séptima temporada: “Más allá de Muro”, a pesar de su increíble factura técnica.

Y es que no está nada claro ¿cuánto tiempo transcurre entre que Gendry (que acompaña a Davos y Jon Snow al Norte en una misión de captura de un zombi de los Caminantes Blancos para que sirva de prueba de su real existencia) sale corriendo hacia el Muro, para desde allí, enviar a Daenerys un cuervo  pidiendo ayuda, y finalmente los dragones de Daenerys lleguen a ayudarlos? Es que ¿Cuán rápido puede correr un Gendry agotado?, o, ¿Cuán rápido puede volar un cuervo y un dragón?

De Gendry, no lo sé. Peeeero, pero sí sé, que los seres humanos corren a una velocidad máxima de 37,6 km/h. que sólo la podrían mantener pocos metros. Ahhh, y no tengo la menor idea de cuantos km se habían alejado del Muro el grupo de expedicionarios, pero no creo que fueran pocos, ya que se les vio caminar bastante.

En cuanto a los cuervos, sabemos que pueden volar a una velocidad de unos 80 Km/h, y que Eastwatch y Dragonstone, están como a 3.000 km de distancia (esta es la distancia mínima que un cuervo y un dragón tendrían que cubrir). Luego, para recorrer esa distancia, un cuervo necesitaría unas 40 horas, más, lógicamente, unas horas de descanso, agua y comida (sobre todo con las adversas condiciones climáticas del entorno)… Venga, lo podemos redondear en casi 2 días o más, mucho tiempo, lo que deja a los dragones de Daenerys sin el tiempo requerido para llegar a donde está Jon Snow. Además, los dragones, a pesar de ser muy rápidos, (me los imagino mucho más que un pájaro), tardarían también otro tiempo en regresar. En fin, un muy largo período que el equipo explorador tuvo que permanecer sobre el hielo, con toda esa nieve y, además asediados por los Caminantes Blancos, pero que en el proceso de edición del episodio se ve muy corto, casi instantáneo, lo mínimo que podrían haber hecho sería elegir otro pájaro.

Antes que cualquiera de ustedes argumente que en una serie donde hay dragones y caminantes blancos, los cuervos y las personas pueden volar y correr a la velocidad que quieran, si les da la gana, ¿qué problema hay en ello? Pues con semejante razonamiento daría igual que Jon Snow hubiese echado a volar y se acabó… Que sea ficción no implica que no tenga que haber cierta coherencia, y de esta forma creo que estarían forzando la verosimilitud.

Es que una de las cosas más importantes en la teoría literaria tiene que ver con la verosimilitud. Para que algo resulte verosímil tiene que parecer verdad, resultar creíble. Podemos lograr verosimilitud, entre otras cosas, por medio de los detalles. Pero la verosimilitud, también debe estar en las acciones, en la coherencia de esas acciones.

No se debe pensar, sin embargo, que por escribir una historia de género fantástico, todo lo que escriba será creíble, solo por el hecho de poder imaginarlo. Cada historia tiene sus límites. Para que algo resulte verosímil debemos darle un sentido lógico dentro de la propia historia, una coherencia interna.

En fin, Juego de Tronos parece existir en una dimensión donde el tiempo y el espacio son increíblemente flexibles, donde un cuervo y tres dragones volaron lo que tenía que ser miles de kilómetros en muy poco tiempo, definitivamente, tienen que ser mágicamente rápidos.

Con relación a este aspecto circuló en Facebook un Post que me hizo sonreír… allí se los dejo:

Cómo montar en dragón

Finalmente quiero referirme a otras cualidades de Daenerys Targaryen, una cosa es indudable: ella es una maravilla como jinete de un dragón, y sin usar silla de montar. Es cierto que, generalmente, en Juego de Tronos, el montar “a caballo” del dragón consiste en desplazamientos y giros, frecuentemente, suaves. Pero, también es indudable que hay momentos de extrema aceleración y desaceleración comparables a los de un toro de rodeo, lo que significa que Daenerys -si pesa, digamos, 55 kilos, ocasionalmente sentirá que hay una fuerza de 165 ​​kilogramos sobre ella. Para contrarrestar eso, ella tiene que usar sus músculos para aferrarse a las protuberancias del cuello como los cuernos de Drogon, así como cambiar constantemente su centro de masa de izquierda a la derecha y viceversa, así como de arriba y de abajo.

Desde el punto de vista de la piloto dragón, la combinación de fuerzas gravitatorias e inerciales, junto con la aceleración centrípeta, le hará experimentar mucho empuje, que la halan y la lanzan mientras el dragón sube, se sumerge y se desvía. Esas fuerzas g, debido a la aceleración y desaceleración del animal al volar, empujarían a nuestra jinete hacia arriba, hacia abajo y hacia los lados, en fin, todo con una gran presión. Verdaderamente ¿Será realista el montar un enorme dragón que tendría que volar muy rápido para mantenerse en el aire?

Paleontólogos estiman que el pterosaurio, con sus alas de unos 10 metros, pudo alcanzar velocidades entre los 80 y 100 Km/h. Drogon, el dragón más grande de Daenerys, tiene un tamaño mucho mayor al de un pterosaurio promedio, y eso que todavía no ha crecido por completo.

El invierno ha llegado…para quedarse

Otro aspecto que quisiera mencionar es referente a lo mucho que dura el invierno…

Es que nuestro mundo, todo normal, intrascendente y cotidiano, los inviernos duran lo que siempre han durado y luego se desvanecen para dar paso a mejores tiempos. Pero en “Juego de Tronos” los inviernos pueden durar decenas de años, incluso los niños pueden nacer, crecer y morir, sin conocer más que la oscuridad… la nieve y la ventisca. Además, recordemos que el Episodio uno de la primera Temporada se llamaba “Se acerca el invierno”, y fue emitido por allá, en abril del 2011, ahora estamos en el 2017 y apenas comienzan las heladas. Ahhhh, pero mejor eso se los dejo para sus reflexiones personales. Por mi parte pienso que en las películas y las series queremos emociones, por ello funcionan con la naturaleza de los sueños y debemos recordar que en el mundo onírico apagamos la crítica.

Sigue leyendo →Dragones, ética y estrategias para la guerra

Leave a Reply

Required fields are marked*